Muchos conocen el “Carpool Karaoke”, ese segmento que hace todas las semanas el inglés James Corden en el Late Late Show de CBS, donde el comediante simula dar un aventón a alguna personalidad, casi siempre cantantes, y juntos interpretan un par de los temas favoritos del artista, que en muchos de los casos son temas propios. Así, ha tenido como copilotos a Lady Gaga, Elton John, Madonna, Pink, Bruno Mars, a los Red Hot Chili Peppers y muchos más. El segmento ya es tan popular que tiene su propio espacio como programa independiente en Apple Music…pero no siempre fue popular, no siempre fue conocido, y la persona que ayudó a hacerlo realidad, es quien menos esperamos.

Corden, quien es anfitrión del Late Late Show desde 2015, sucediendo a Craig Ferguson, quien fuera el conductor del espacio por una década, ya tenía una trayectoria como comediante, actor, guionista y presentador de televisión, pero fue este programa, y en especial este espacio, el que lo lanzó a la fama…de forma masiva.

Pocos lo saben, pero fue George Michael quien lo ayudó a tener este éxito, pudiéramos decir que Michael fue su “padrino”, y su “madrina” fue Mariah Carey. La historia comienza en 2011, cuando en un sketch de la serie de televisión inglesa Gavin & Stacey, y participando para el evento de Comic Relief, Red Nose Day 2011, iba “llevando a un amigo” en su auto, y ese amigo era George Michael. En el medio del sketch George Michael hace como si se molestara con James Corden, y éste, para contentarlo, pone en el reproductor este tema:

Los dos lo cantan, se “contentan”, y sin saberlo, comenzaría una de las franquicias mas divertidas de la televisión.

Hoy vemos a estrellas como Justin Biebe, Adele, Katy Perry, sentadas junto a Corden, cantando y riendo, pero no siempre fue así. En los comienzos de éste como anfitrión del programa de Late Night, muchos artistas dudaron en ir, y fue M  ariah Carey la primera que accedió, luego de que Corden le mostrara el video con George Michael. “Si es lo suficientemente bueno como para George, es bueno para mi”.

Luego del éxito de ese primer segmento, vino uno tras otro, y todo había comenzado con el ingenio de James Corden, y el talento musical de este inglés de ascendencia griega, nacido en 1963 como  Georgios Kyriacos Panayiotou, y conocido como George Michael.

Saltó a la fama en la década de 1980 formando el grupo Wham! junto con su compañero de escuela Andrew Ridgeley. El grupo fue un éxito a pocos días de lanzar su primer álbum, Fantastic en 1983, con el que alcanzaron los primeros lugares de las listas de sencillos del Reino Unido. Pero fue con su segundo álbum, Make It Big, con el que alcanzaron nivel de superestrellas internacionales, cuando en 1984 comenzó a sonar en todas las radios de Inglaterra, y luego del mundo, “Wake me Up Before You Go Go”.

Luego sonarían también “Freedom”, “Everything She Wants” y “Careless Whisper”, que se convirtió en el primer trabajo como solista de Michael, que aun era parte del dúo, un tema que tiene la particularidad de que no fue escrito por el, estba en realidad en un álbum de Wham!, pero vendió 6 millones de copias en todo el mundo y lo hizo ganar un Grammy en 1988 a la Mejor interpretación R&B.

Llegaba el otoño de 1987, MTV aun transmitía videoclips (y a los videos se les llamaba videoclips, jaja), y Michael lanza su primer álbum en solitario, Faith, donde no solo interpretaba los temas con su voz, sino que tocaba un gran número de los instrumentos, escribió y produjo todas las canciones, a excepción de una, que solamente coescribió. Allí vimos un cambio agresivo de imagen, comenzando por el primer sencillo, que tuvo muchísimos problemas para transmitirse en la radio por su contenido “sexual”, con un polémico video prohibido por varias cadenas de TV en EEUU y Reino Unido, pero que a pesar de ello, llegó al puesto 2 en la cartelera Billboard: I Want Your Sex.

El segundo single del álbum, “Faith” se convertiría en uno de sus temas más populares, llegando al puesto 1 del Hot 100 de Billboard y allí se mantuvo por 4 semanas consecutivas. Gracas al éxito de éste álbum, Michael se embarcó en una gira mundial que lo dejaría agotado y algo frustrado, y comenzó una disputa con su casa disquera, Sony, cuando les dijo que no quería hacer más este tipo de promociones.

Lanza entonces en 1990 un disco mucho menos comercial, Listen Without Prejudice Vol. 1, que no fue tan apoyado publicitariamente hablando, y el artista se negó a hacer videos musicales del álbum. De hecho, Freedom! ‘ 90, el único sencillo que contó con el apoyo de un video musical, fue grabado sin el artista, y se contrataron a las supermodelos Cindy Crawford,  Naomi Campbell, Linda Evangelista y Christy Turlington para aparecer en él, doblando la canción.

Al año siguiente comenzaría una gira, que más que para promover el disco, era para que cantara sus canciones favoritas, muchas veces a dúo con sus amigos, como la versión del tema de Elton John, “Don’t Let the Sun Go Down on me”, que habían tocado juntos en 1985 en el concierto Live Aid, y ahora en Londres en 1991, llegando al primer lugar en la lista de sencillos del Reino Unido y al Hot 100 de Billboard, siendo el único tema de este tipo grabado al aire libre que llegara a esa posición en las carteleras.

Si han escuchado el primer episodio de este podcast, sabrán la admiración que siento por Freddie Mercury y Queen, así que no puedo dejar de mencionar la extraordinaria interpretación que hizo George Michael en el concierto tributo a Freddie Mercury en 1992, en el Wembley Stadium de Londres, que según el mismo Michael fue uno de los momentos más increíbles de su carrera musical, al estar en el escenario junto a ídolos como Elton John y David Bowie. De este concierto nacería el álbum Five Live, con 6 temas interpretados por George Michael, Queen y Lisa Stansfield. En ese concierto está la segunda mejor versión de Somebody To Love.

Uno de los últimos discos de Michael, el sexto y último álbum como solista, fue “Symphonica”, grabado en su gira de 2011 y 2012, y producido por Phil Ramone junto a Michael. Ramone fallecería poco después de hacer este álbum, luego de una carrera musical que comenzó en 1959, lo hizo ganar 14 Premios Grammy y produjo a cientos de artistas entre los que se incluyen Bob Dylan, Frank Sinatra, Ray Charles, Billy Joel, Luciano Pavarotti, Stevie Wonder, Rod Stewart, Paul Simon, Paul McCartney y Aretha Franklin, entre otros. “Symphonica” fue el último trabajo de ambos.

Nos despedimos con un tema de ese álbum, la versión de su tema Cowboys and Angels, en el más puro estilo del talentoso, George Michael.