Era 1941 y Lester William Polsfuss, también conocido como Les Paul, resolvió el problema que le quitaba el sueño, montar pastillas y cuerdas en un cuerpo de madera sólida para aumentar el sonido de su guitarra. Había logrado una verdadera innovación en guitarras eléctricas para la década de los 40, y la llamó “The Log” (el tronco).

Aunque la primera guitarra eléctrica exitosa, la llamada “Frying Pan” o “sartén” había aparecido en 1932, nunca tuvo la importancia (especialmente en escena) de lo que estaba por hacer Les Paul. Su invento era una especie de viga con dos alas de madera que si la vemos como una sola pieza es la clásica imagen de la guitarra eléctrica de hoy, y cuenta la leyenda que la llevó a Gibson, el famoso fabricante de guitarras, y allí se rieron de él. Diez años después Gibson aceptaría la idea de una guitarra de cuerpo sólido y fue en 1951 que llamaron a Les Paul para trabajar con el en lo que luego conoceríamos como la Gibson Les Paul, que comenzó a venderse en 1952 y sigue siendo una de las más vendidas en el mundo.

No era el único que se encontraba experimentando para lograr innovaciones y por supuesto que hemos escuchado hablar de Leo Fender o de de Paul Bigsby, y de hecho existe una controveria sobre quién fue el primero que creó una guitarra de este tipo.

Y es que la guitarra eléctrica fue determinante para la creación musical del siglo XX, fue una pieza de tecnología que comenzó a gestarse con el nacimiento de la guitarra española moderna de seis cuerdas, en los 1800 con un sonido que es parte casi inseparable de cualquier melodía del rock.

La guitarra eléctrica fue el corazón del rock and roll y definitivamente el alma de la música popular; y en eso tuvieron que ver Les Paul, Leo Fender y todos los demás, pues lograron que el instrumento se convirtiera en un objeto que además de funcional (podías amplificar mucho más el sonido del instrumento), fuera atractivo. La guitarra eléctrica hacía ver al músico como una leyenda, le daba un look que ningún otro instrumento podía (y yo toco batería y se perfectamente lo que les digo). Buscando la perfección del sonido, irónicamente, también se encontró la perfección visual.

Así, la guitarra eléctrica fue el resultado de una búsqueda de soluciones para amplificar el sonido de la guitarra acústica. Y cuando por fin se logró, no solo se consiguió mayor volumen, también cambió para siempre la música pop.

Estamos haciendo un recorrido por la historia musical algunos de mis guitarristas favoritos en la historia del rock y el pop, los que le han dado sonido y estilo a la música que más me gusta.

Algunos de los temas mencionados en este episodio.

Do You Feel Like I Do, Peter Frampton

Day Tripper, The Beatles

Layla, Eric Clapton

Manish Boy, Muddy Waters

Johnny B. Goode, Chuck Berry con Bruce Springsteen

Walk this way, Aerosmith

Wont Get Fooled Again, The Who

Still Got the Blues, Gary Moore

Keep Yourself Alive, Queen

Sultans of Swing, Dire Straits

(I Can’t Get No) Satisfaction, Rolling Stones

Kashmir, Led Zeppelin

Flying in a Blue Dream, Joe Satriani

Ain’t Talking About Love, Van Halen

Little Wing, Jimmy Hendrix

Me despido agradeciéndoles por acompañarme en un episodio más de El Modulor, y les recuerdo que lo pueden descargar o escuchar en su plataforma favorita, como Apple Podcasts, Google Podcasts, iHeart Radio y Overcast. Por supuesto que pueden suscribirse a mi lista de correo entrando en todo.elmodulor.com, o dejarme sus comentarios en mis redes sociales, en todas me encuentran como @modulor.

Nos vemos en nuestro próximo episodio, cuando volveremos a encontrarnos para contarles las historias detrás de las canciones.