Hay sonidos inolvidables en la música, como el del riff de teclado que da inicio a “Don’t Stop Believin'”, un icónico himno de la banda Journey, creada en San Francisco en 1973, y uno de los temas clásicos de la historia del rock.

Fue lanzado en 1981 como el segundo sencillo del séptimo álbum de la banda, Escape, escrita por Jonathan Cain, coescrita por Steve Perry y Neal Schon y además de haber estado varias veces en el tope del Billboard Hot 100, es el canción del siglo XX mejor vendida en formato digital, con más de 7 millones de copias en los Estados Unidos.

El título de la canción viene de cuando el tecladista Jonathan Cain vivía con muchas dificultados en el Sunset Boulevard de Los Angeles, como tantos artistas buscando cumplir con sus sueños, y cada vez que llamaba a casa de sus padres listo para rendirse y dejarlo todo, el le decía “don’t stop believin’ or you are done, buddy” (“no dejes de creer o estás lista, amigo mio”).

Pues la de Journey es una historia de no dejarse vencer, de perseverar e intentarlo hasta triunfar, en su caso para haber llegado a un sitial de honor en la historia del rock, que aun se sigue escribiendo.

Hacemos un recorrido por algunos de los temas icónicos del grupo, y les contamos las historias detrás de las canciones, como siempre.

Algunos de los temas que mencionamos en este episodio

Don’t Stop Believin’

Mistery Mountain

More Than a Feeling, Boston

Lights

Any way you want it

Faithfully

Separate Ways (Worlds Apart)

When I See You Smile, Bad English

Oh Sherrie, Steve Perry

When you love a woman

Gracias por acompañarme en un episodio más de El Modulor, gracias por los comentarios en redes sociales, por estar siempre pendientes y reclamando por un nuevo episodio, y les recuerdo que lo pueden descargar o escuchar en su plataforma favorita, como Apple Podcasts, Google Podcasts, iHeart Radio y Overcast. Por supuesto que pueden suscribirse a mi lista de correo entrando en todo.elmodulor.com, o dejarme sus comentarios en mis redes sociales, en todas me encuentran como @modulor, inclusive en Patreon. Y gracias a quienes nos apoyan desde allí, especialmente a Valentina Palmero desde España y a Luis Gonzalez desde Aruba, quien además nos ayuda con la musicalización del espacio.

Nos vemos en nuestro próximo episodio, cuando volveremos a contarles las historias detrás de las canciones.